TIEMPO DE MINISTRAR

Juan 3:16 "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."

Dios tiene un propósito para el mundo, y es la extensión del Reino. Dios no excluye a nadie por eso se refiere a todos. Nosotros sus ministros hemos sido alcanzados y rescatados. Alguien reflejo a Cristo y fuimos atraído a su luz. Experimentamos un cambio, experimentamos el amor de Dios en nuestras vidas. Estábamos condenados a muerte, mas ahora vivimos para siempre.

2 Timoteo 1:8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, 9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,10 pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

Como ministros de Dios nuestra misión es la de establecer su Reino generando nexos entre el ser humano y Jesucristo, procurar que los ministerios atraigan, motiven y formen para desarrollarse en el propósito genuino de la manifestación del Reino en donde serán transformado en seres plenos.

Para alcanzar el mundo no debemos tener una postura pasiva . . .

Debemos ser . . .

Cristianos capaces de compartir a otros lo que recibieron, capaces de extender el mandamiento de buenas nuevas de nuestro señor. CAPACES DE EXTENDERSE, NO EGOÍSTA Y SIN VISION.

Ministros que tengan cada día un encuentro genuino con Jesús, capaces de transmitirlo. Ministros con frutos del Espíritu Santo visibles, productos de una relación con El. Ministros Templos del Espíritu Santo, Cristo en ellos, Poder personificado.

Ministros que ejerzan influencias, nobles claras y dignas provenientes del cielo. Limpios del pecado, sin concesiones y apariencias.

Señales, luminares, sacrificios vivos. Que vallan al rescate. Ejemplos vivientes de poder Cristo, nada de historia, solo hechos.

Ministros que como una fuerza de choque, aplasten el mal con bien, contrarresten y eliminen la maldición con el poder de la bendición.

Cristo quiere manifestarse a los perdidos, quiere llegar al mundo a través tuyo.

El mundo conocerá a Cristo por medio de sus ministros.