TIEMPO DE CAMBIO

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él." Eclesiastés 3:1,10.

En forma continua, nos enfrentamos a la toma de decisiones.
De seguro no estamos en el mundo para que solo pase el tiempo. Dios ha establecido una función para que desempeñemos en el mundo.

Todo, absolutamente todo lo que está en esta tierra tuvo un principio e irremediablemente tarde o temprano tendrá un final. Todo se mueve en una dimensión llamada tiempo. El tiempo es lo contrario a lo eterno, reino al cual pertenecemos junto a Dios.

Nuestra realidad humana se encuentra con la celestial en tiempo y espacio. Todo tiene su tiempo, tiempo de nacer y tiempo de morir. Pero, que con el tiempo? tenemos tiempo para disponer de el, a nuestro parecer. No solo tenemos tiempo sino podemos darle sentido ocupándolo en el propósito de Dios para el mundo, alcanzando de la misma manera que fuimos alcanzados.

Hemos decidido vivir la realidad de Cristo y nuestro tiempo es: tiempo de expansión del evangelio a toda criatura. Esta decisión nos convierte en seres completos.